Spam (I)

Septiembre 16th, 2004

Conocemos como spam o “correo basura” aquellos mensajes no deseados o no solicitados que llegan a nuestra cuenta de correo. Habitualmente, consisten en publicidad de productos poco o nada legales o en esquemas para hacerse rico rapidamente (los cuales no funcionan).

Los spammers, como se conoce a la gente que envia este tipo de correos, utilizan esta técnica porque es una manera muy barata y rápida de hacer llegar el mensaje a muchisima gente. Al no ser el spammer el que carga con los gastos de enviar esos correos, sino que suelen ser o bien los usuarios que los reciben o bien el servidor desde donde se envian, pueden enviar millones de mensajes al mismo tiempo. Uno de los últimos métodos utilizados por los spammers es el uso de ordenadores infectados por virus, de los cuales toman el control remotante y envian el spam. Existen, incluso, organizaciones que venden listas con las direcciones de estos ordenadores listo para ser usados como plataformas de envío masivo de mensajes.

El problema para el usuario es que, hoy en dia, el spam suele superar en número a los mensajes que sí le interesan, de forma que tiene que borrar una gran cantidad de mensajes que no quiere leer para llegar al correo genuino. Todo esto, además, vigilando de no perder entre todo este spam mensajes realmente importantes. Según algunos estudios, un tercio del correo electrónico enviado en Estados Unidos es spam, aunque hay quien considera este porcentaje muy bajo y depende del servidor puede llegar a tasas del 98% del correo recibido.

Para conseguir direcciones de correo donde poder enviar sus mensajes, los spammers suelen recorrer las páginas web, mediante programas conocidos como bots, buscando palabras que coincidan con el formato de una dirección de correo (es decir, cualquier cosa que se parezca a nombre@servidor.com). Para impedir que los spammers puedan encontrar así la nuestra podemos hacer servir una serie de técnicas:

  • Distorsionar deliberadamente nuestra dirección, de forma que quien quiera escribirnos pueda hacerlo, pero un bot coja la dirección erronea. Por ejemplo, si nuestro correo es minombre@example.com podriamos transcribirlo como minombreQUITAR@ESTOexample.com . Esto debemos hacerlo siempre que nuestra dirección vaya a aparecer publicada en cualquier sitio (un foro, un comentario en un weblog,…)
  • Utilizar dos cuentas diferentes, nuestra cuenta habitual, cuya dirección solo proporcionaremos a gente de confianza, y una cuenta en un servidor gratuíto para todos los sítios donde nos pidan un dirección paa podernos registrar. De este modo, si nos envian spam a esa dirección no la recibiremos en nuestra cuenta personal.
  • Muchas de estas direcciones se consiguen pidiendo la dirección para que nos envien algo a nosotros o a algun amigo (felicitaciones “electrónicas”, chistes,…). No debemos dar nuestra dirección ni la nadie en ninguno de estos sitios si no es de total confianza.
  • En caso de que recibamos spam en nuestra cuenta no debemos responder nunca al mensaje recibido, ya que la dirección de origen suele ser falsa. Aunque muchos de estos correos suelen llevar una dirección donde podemos darnos de baja, no debemos hacerlo nunca ya que de esta manera confirmariamos al spammer que nuestra dirección de correo realmente existe y que además hemos leido el mensaje que nos ha enviado, con lo cual nos convertimos en un objetivo deseado para que nos envien más correo de este tipo.

Guardado en Artículo | Comentarios desactivados en Spam (I)

Los comentarios están cerrados.