Copyfight: Cory Doctorow

Julio 18th, 2005

Cory Doctorow es escritor de ciencia ficción y distribuye sus libros libremente a través de Internet, a la vez que se venden de forma tradicional en papel. También es miembro de la sección europea de la EFF (Electronic Frontiers Foundation), además de participar en muchas otras actividades relacionadas con la tecnología y los derechos en el mundo digital.

Aunque  el título de la conferencia era Cómo me gano la vida regalando mis novelas, Cory no habló de este tema hasta el turno de preguntas y respuestas. He aquí el resumen de sus palabras.

Los derechos exclusivos no funcionan. Mientras el CD es una estándar abierto que permite hacer muchas cosas (convertir la música a MP3, compartirla, hacer remezclas de canciones,…) el DVD está pensado solo para ser visualizado. Es un estándar cerrado, para el cual hay que pagar unas licencias en caso que queramos implementarlo, además de estar protegido contra copias.

En Europa la legislación permite crear una colección de datos (p.ej. una agenda de direcciones, una recopilación de colores como Pantone,…) y esta tiene 50 años de protección, de forma que nadie puede copiarla ni extenderla, incluso aunque quien ha recopilado esa colección no haya creado nada nuevo. En America, en cambio, no existen derechos exclusivos en este tema por lo que se han creado multitud de bases de datos.

Cory

Muchas veces, se confunde la industria existente con todas las que podrian existir, pero hay que tener en cuenta que continuamente se inventan nuevas tecnologias que cambian la manera de hacer las cosas, igual que cambian la manera de hacer negocios, y se debe buscar las fórmulas para hacerlo. Cuando apareció el video, las compañias no querían sacar películas en ese formato, así que los fabricantes de videos hicieron que se pudiera grabar de la televisión y hacer copias de las cintas. La popularización del video obligó, finalmente, a los fabricantes a sacar películas en ese formato.

Las compañias de teléfonos móviles han creado OMA (Open Mobile Alliance), una organización que define unos estándares para restringir lo que se puede hacer con el contenido en los teléfonos móviles. Estas compañias no deberían plegarse a los intereses de la industria del entretenimiento, sino que deberían buscar nuevas fórmulas como se hizo con el video. En Hollywood, cuando vas a ver una película te registran y te hacen dejar los teléfonos móviles con cámara en el mostrador de entrada, incluso aunque estos teléfonos no sirvan para grabar una película. Hoy en día ningún móvil puede grabar una película entera a una mínima calidad, pero Hollywood ya avisa de lo que hará el día que los fabricantes decidan poner esa tecnología en el mercado. De esta forma, los fabricantes se sienten presionados a no scar esa tecnología.

Itunes tiene unas restricciones que sus clientes no desean. Además, se le añaden cada vez más restricciones. Pero Apple no puede hacer enemigos en la industria musical y los consumidores sufrimos las consecuencias de eso.

En EEUU se intentó implantar el “Broadcast flag”, de forma que ningún aparato pueda grabar desde la televisión digital sin tener el permiso del emisor (cosa que si se puede hacer en analógico). Esto es un problema para el software libre, pues este no podría implementarlo. La EFF consiguió que no se aprobara el “Broadcast flag” en EEUU. Pero ahora, los estudios quieren implantarlo en Europa para poder, después, volver a batallar en EEUU, insistiendo en la necesidad de no romper la brecha con Europa, donde ya estaría implantado.

Todo esto se discute en DVB (Digital Video Broadcasting), un consorcio cerrado de empresas. Para poder participar en él, la EFF dice representar a los fabricantes (y ha tenido que pagar 10000 $), ya que no aceptan en el consorcio “Public Interest Groups”. En este consocrio se discuten tecnologías que permiten cosas como la revocación, de forma que se puedan quitar características de un reproductor despues de comprarlo (p.ej. se puede desactivar el avance rápido o la compatibilidad con diversos dispositivos de salida). También se proponen restricciones a las salidas analógicas o incluso su eliminación.

Como en America no han podido implantarlo, ahora tienen mucha prisa por hacerlo en Europa. Es necesario unirse a organizaciones que luchen en contra de esto, como la EFF. Aquellos que trabajen en compañias tecnológicas deben evitar implementar esto y deben proveer a sus productos de las funciones que los consumidores realmente quieren.

Comentarios en el turno de preguntas y respuestas

Sus libros se publican en Internet sin restricciones a la vez que en papel. Su primera novela, Down and Out in the Magic Kingdom ha sido descargada 500000 veces desde su página y, a pesar de eso, ya va por la quinta edición.

La edición en papel y la edición electrónica son complementarias. Se pueden leer las dos, dependiendo del momento.

Distribuirlo libremente a través de Internet permite encontrar nuevos clientes de forma gratuíta, de una manera mucho más eficiente que tenerlo en una librería.

Cuando la gente deje de comprar libros (p.ej. conh la apareción de la tinta electrónica) habrá que buscar nuevas vías. Lo mejor es estar allí y conocerlo cuando llegue ese momento.

No cree en los micropagos como fuente de ingresos. En lo que respecta a los micropagos voluntarios cree que un editor hará un trabajo mejor relacionando al autor con su público. Los micropagos introducen un sobrecoste cuando el coste real es casi cero. Además, si se implantan deberemos pensar para cada cosa que queramos leer si queremos pagar por ello, si realmente vale la pena. Eso introduce un sobrecoste mental.

Guardado en Copyfight | 1 comentario »

1 comentario

  1. El Ligre Fanzine » Archivo del Blog » COPYFIGHT dijo:

    […] Copyfight: Cory Doctorow […]