Willow (temporada 1)

Un desastre de serie a la que no salva ni la nostalgia de la película original, fallando en la gran mayoría de aspectos.

Un guión sin enjundia, escrito en la parte de atrás de una servilleta, con continuas referencias a la película pero no por continuidad, sino para que se entienda algo de lo que está pasando. Lleno de situaciones absurdas que no aportan nada y que no hacen evolucionar la historia ni a los personajes, sino que están puestas simplemente para poder llenar ocho capítulos (la cabaña con dos mujeres en medio del bosque, la casa donde duermen al llegar al mar Roto,…), y de otras sin ningún tipo de sentido (Willow con un lanzallamas, como funciona la magia,…).

Personajes estereotipados, casi todos ellos con el mérito de conseguir que te acaben cayendo mal, redondeado por unas actuaciones que no se sostienen por ningún lado. A ratos, parece que los actores tampoco quisieran estar ahí y actúen sin la menor convicción.

Decorados y vestuario más cercanos a la serie B que a una producción de Disney+.

Y lo peor: resulta aburrida, sin la gracia inocente de la película, y los chistes están metidos con calzador y no levantan ni media sonrisa.

En la escena post-créditos amenazan con tres temporadas. Conmigo que no cuenten.