Agente Carter (temporada 2)

Siendo de Marvel, uno espera una serie de superhéroes, pero acaba siendo una historia de cine negro con toques de ciencia ficción, ambientada en los años 40. Con pocos efectos especiales pero con múltiples escenas de acción y toques de humor.

Una pena que la serie solo haya durado dos temporadas. Tenía personajes interesantes, muy buena ambientación, tanto en la primera temporada en Nueva York como en la segunda en Los Angeles, y una trama entretenida. No se tomaba demasiado en serio a si misma, así que los toques de humor que incorporaba no desentonaban para nada, pero parece que no estaba bien promocionada y su audiencia no fue muy elevada.

Pitapes (Granollers)

Otro de nuestros clásicos al que acudimos con asiduidad. Una frecuencia que era más alta antes de la pandemia, pero que seguimos intentando mantener.

Como su propio nombre indica, sirven una serie de tapas a compartir (o no), aunque siempre es mejor poder probar varias cosas, de las que ofrecen una carta fija y unas sugerencias que van cambiando semanalmente. Juraría que antes modificaban la carta con más frecuencia, pero es suficientemente amplia como para poder ir probando cosas nuevas cada vez.

Destacables los bocadillos que ofrecen: el bao de panceta, el de calamares o el brioche de rabo de buey. Muy sabrosos los mejillones ahumados al romero y siempre apetecible el canelón de pollo con bechamel de foie.

Servicio muy atento y especialmente amable. Por 30€ con postres compartidos, vino, café y chupito poco más se puede pedir.

Cuina! O barbàrie (Maria Nicolau)

No sé si cuando compré este libro lo tenían en la sección de cocina, porque es difícil clasificarlo. Habla de cocinas y tiene recetas, pero no es un libro de cocina ni un libro de recetas.

Es un libro de antropología y de historia, de cómo mantener nuestra herencia cultural, de cómo abrazar un pasado que sigue todavía cercano. Es un libro punki que, al mismo tiempo, te hace echar de menos a los abuelos, a los tuyos y a los de María.

Es un libro de autoayuda, sobre todo para aquellos que no entran mucho en la cocina: inténtalo, aunque no te salga perfecto, peor será no intentarlo. Y diviértete haciéndolo, olvídate de los tutoriales de Youtube, de las recetas de Instagram y de las listas de ingredientes de los que siempre te falta alguno.

Es un libro de aprovechamiento, de cómo aprovechar todo lo que tenemos en la nevera y en la alacena, pero también de cómo aprovechar el tiempo en la cocina, porque comer bien no significa pasarse horas cocinando. Y sí, también es un libro de cocina, aunque lo importante no es que enseñe a preparar algunos platos.

Porque, sobre todo, es un libro sobre el amor. Sobre el amor a la vida, el amor a la cocina, el amor a pasarlo bien y el amor propio.

Un libro que debería estar en todas las casas. Afortunadamente, a juzgar por las semanas que lleva en las listas de más vendidos, va camino de ello.

Tokyo-To (Mataró)

El mejor japonés (no regentado por japoneses) que puedes encontrar en su gama de precio. Especialmente notable el menú de festivos, con cinco platos por 17€. Yendo en pareja puedes pedir 10 platos distintos, compartirlo todo estilo menú degustación y cenar los dos por menos de 40€, postre incluido pero bebida aparte.

El postre, por cierto, nos sorprendió, porque era un tiramisú casero bastante mejor que la mayoría de los que he probado por ahí, que suelen estar hechos con más nata que mascarpone.

Nada sorprendente que cenemos allí (o pidamos que nos lo traigan a casa) al menos una vez al mes.

V de Vendetta (DC Pocket)

La colección DC Pocket es una maravilla, sobre todo cuando lanzan obras completas en un solo volumen. Con un precio bastante reducido ofrecen un tamaño adecuado y buena calidad de impresión. Este V de Vendetta costaba menos de 10€, así que era difícil dejarlo en la librería.

Siendo todo un clásico, la historia principal que se cuenta me ha parecido la menos interesante. Probablemente cuando se publicó por primera resultaba más original, pero hoy en día es como si ya la hubiera leído muchas veces. En cambio, las historias secundarias de la multitud de personajes que aparecen son las que le dan empaque a la línea argumental principal.

La ambigüedad moral del protagonista es otro rasgo que destaca en la obra. No es simplemente el superhéroe que salva el mundo, sino que es un terrorista que provoca multitud de explosiones en edificios de Londres, asesina a múltiples personas por venganza y retiene/secuestra a una joven, a la que inculca su ideología. ¿Apostamos por el utilitarismo contra un gran mal mayor? Una buena pregunta a hacerse tras leer este cómic.

Chivuo’s Poblenou (Barcelona)

Después de haber probado por primera vez las smash burgers el mes pasado (nota al que las inventó: no hacía falta…), había ganas de comer una hamburguesa «de verdad». Demasiadas, probablemente, porque me olía una nueva decepción.

Por suerte, no fue el caso. Probé la Melt 2.0 y resultó más que satisfactoria. Ni demasiado grande, ni con un exceso de salsas que taparan el sabor de la carne. Pan estilo brioche sin resultar dulce. El único pero fue que no estaba exactamente al punto, aunque tampoco pasada.

Acompañada por un ración de patatas fritas un poco escasa, un par de cervezas y unos tequeños de entrante, el precio final fue de unos 18 € pagados muy a gusto.

Willow (temporada 1)

Un desastre de serie a la que no salva ni la nostalgia de la película original, fallando en la gran mayoría de aspectos.

Un guión sin enjundia, escrito en la parte de atrás de una servilleta, con continuas referencias a la película pero no por continuidad, sino para que se entienda algo de lo que está pasando. Lleno de situaciones absurdas que no aportan nada y que no hacen evolucionar la historia ni a los personajes, sino que están puestas simplemente para poder llenar ocho capítulos (la cabaña con dos mujeres en medio del bosque, la casa donde duermen al llegar al mar Roto,…), y de otras sin ningún tipo de sentido (Willow con un lanzallamas, como funciona la magia,…).

Personajes estereotipados, casi todos ellos con el mérito de conseguir que te acaben cayendo mal, redondeado por unas actuaciones que no se sostienen por ningún lado. A ratos, parece que los actores tampoco quisieran estar ahí y actúen sin la menor convicción.

Decorados y vestuario más cercanos a la serie B que a una producción de Disney+.

Y lo peor: resulta aburrida, sin la gracia inocente de la película, y los chistes están metidos con calzador y no levantan ni media sonrisa.

En la escena post-créditos amenazan con tres temporadas. Conmigo que no cuenten.

Gyoza Bistro (Barcelona)

Gyoza Bistro

Gyozas que se salen de lo habitual: carbonara con sashimi de atún, butifarra del perol con allioli o pollo teriyaki con sesamo. De entrantes, ensaladilla con miso y un montadito con vieira.

La relación cantidad/precio no me convenció, acabamos pagando unos 22€ por 8 gyozas y un entrante cada uno.

Amplitud (David Epstein)

Sensaciones encontradas con este libro.

Por un lado, estoy muy a favor de una de las tesis que defiende, la de la importancia del conocimiento en forma de T, es decir, estar especializado en una disciplina pero tener conocimientos generalistas de muchas otras. Seguramente estoy influenciado porque soy curioso en cientos de temas y no profundizo en exceso en ninguno.

También me convence la tesis de que es mejor no especializarse tempranamente, sino que tiene mucho sentido ir probando multitud de temas, aficiones, intereses,… para encontrar el o a los que realmente queremos dedicarnos.

Por otro, cuando cuenta que los generalistas triunfan, creo que peca de una sobregeneralización a partir de una serie de ejemplos concretos, sin llegar a demostrar que esos casos sean estadísticamente relevantes.

Recomendable, en todo caso, porque además se lee rápido y resulta más o menos entretenido.